Vídeos de montones del Encierro

La historia del Encierro se ha marcado con momentos trágicos y angustiosos ocasionados por los montones. 

La cadena de caídas de corredores provocan en muchas ocasiones tapones de gente que impiden el paso a toros, cabestros y otros corredores. La mayoría de ellos han tenido lugar en el callejón de acceso a la plaza, tramo del recorrido que se estrecha en forma de embudo y complica la carrera.

7 de julio de 1957. Montón impactante que fue noticia por todo el mundo. 

Una vez más, el 7 de julio y una vez más, en el callejón, se originó un gran montón con los toros de Salvador Guardiola en el recorrido. Un muchacho, periódico en mano, trataba de poner calma en un momento en el que el pánico se adueñó de toros y corredores. La situación se saldó con numerosos heridos por fracturas e inicio de asfixia.

7 de julio de 1960. Curioso montón en la calle Estafeta.

En esta ocasión el montón se produjo en mitad de la calle Estafeta, cerca de la Bajada de Javier.

Cinco de los toros de Pablo Romero atravesaban el recorrido en manada mientras que el sexto quedó rezagado. Fue este último el que embistió contra el montón de corredores causando más de veinte heridos. Por fortuna, ninguno fue herido de gravedad y las consecuencias no fueron tan trágicas como pudieron haberlo sido.

 

 

12 de julio de 2004. Dos pequeños montones en el Callejón.

Los toros de la ganadería Jandilla protagonizaron un Encierro que finalizaba con un pequeño montón en el lado izquierdo de la entrada del callejón y  otro pequeño montón en la mitad derecha del mismo con graves consecuencias. El experimentado corredor Julen Madina tropezó en esta segunda barrera humana y dos de los toros que habían quedado rezagados de la manada, chocaron contra ella. Uno de ellos, “Triguero” se ensañó con Julen originándole cinco cornadas. El otro toro colorado, se dio la vuelta y arremetió contra el primer montón de corredores dejando tres heridos por asta.

13 de julio de 2013. Montón angustioso en la entrada a la plaza.

La ganadería de Fuente Ymbro finalizaba el Encierro en 4 minutos y 15 segundos. A su paso por el callejón chocaron contra una marea de gente, unas 200 personas aproximadamente, que taponaban el acceso a la plaza. Los toros y los mansos, muy nobles, se encajonaron contra la barrera sin arremeter contra nadie. Dos de los mansos lograron pasar por encima de toda esa gente y el resto fue reconducido por el pasillo formado entre la barrera y la contrabarrera de la plaza.

Se vivieron momentos de pánico y la situación se saldo con 23 personas atendidas en la plaza, dos de ellos con pronósticos graves por aplastamiento.

Artículos Relacionados