El impacto económico de estas fiestas asciende nada menos que a 136,5 millones de euros, según un informe de la patronal ANOET.

La huella económica sanferminera se divide en tres puntos: la generación de riqueza de forma directa, los efectos indirectos y el impacto inducido. En el primer caso la cifra ascendió en 2014 a 13 millones de euros, según los datos de ANOET. 9,9 millones correspondieron a los nueve festejos mayores celebrados en la plaza de toros y 3,1, a los encierros.

San Fermín y la Feria del Toro aportan a Pamplona 86 millones más que San Isidro a Madrid

La parte mollar del negocio de los sanfermines reside en su gran impulso turístico, que ascendió en 2014 a 120 millones de euros. “La población de Pamplona llega a quintuplicarse, trasladándose de sus lugares de origen en avión, tren y por carretera; ocupan plazas hoteleras, consumen en restaurantes y bares y compran en tiendas de alimentación“, explica la autora del informe, Mar Gutiérrez, secretaria general técnica de ANOET.

El gasto en transporte asciende a 50 millones cada año. En hoteles y alojamientos, a 35 millones, a razón de 3,9 millones por día. En restaurantes, puestos de comida y bebidas los asistentes a la más internacional de las fiestas españolas se dejan 30 millones de euros. Y en otros conceptos, como las compras de regalos, los souvenirs o la ropa, 5 millones de euros.

En lo pormenorizado del estudio, en su concepción global –incluir los gastos de transporte es clave para entender el peso económico de esta fiesta y en la actualidad de los datos (los últimos disponibles) reside la importancia de este informe, elaborado además con las cifras oficiales de la patronal.

Los efectos inducidos de estas fiestas suponen 3,5 millones de euros. ¿Qué son los efectos inducidos? “Es el impacto que se produce sobre el nivel de renta de los trabajadores y profesionales contratados, que incide sobre la economía al incrementar su capacidad de compra y ahorro”, agrega Mar Gutiérrez.

 

Artículos Relacionados