La jornada sanferminera comienza con la música de las dianas. A las 6,45 de la mañana, la banda municipal “La Pamplonesa” ya está lista para recorrer las calles del Casco Viejo tocando las más que conocidas canciones de las dianas para despertar a los vecinos y vecinas. También acuden otras bandas militares, grupos de gaiteros y de txistularis.

Desde la plaza Consistorial un buen número de incondicionales y público en general acompaña a los músicos en su periplo matinal. La gente corea las canciones, típicas ya de estos momentos, con los estribillos “’Churros, churros” y “Todos los curas suelen venir…”. Poco a poco más gente se va sumando a la marcha a su paso por las calles de Navarrería, Pozoblanco, Zapatería, Calceteros, Recoletas, Taconera, Mañueta y otras del Casco Antiguo de la ciudad.

La banda toca sin descanso las canciones que unos y otros se apresuran a pedir al primer silencio que se produzca. La gente realiza peticiones sin mucho sentido, “¡La tres!, ¡la cinco! que los componentes de la banda intentan complacer siempre que se pueda. Las dianas tienen mucho de concierto improvisado dentro de un ambiente de buen humor que prepara el ánimo para el día que comienza. Tras completar el circuito, que cada día es diferente, el grupo regresa de nuevo a la puerta del Ayuntamiento.

Para todo aquel que se acerque a participar en este concierto mañanero, se reparte un caldico caliente antes de que empiece el Encierro.

¿Quieres saber más?
Pincha aquí para ampliar la información

Es una tradición que cuenta con más de cien años. Fue el periódico “El Eco de Navarra” quién sugirió la idea de despertar al vecindario con las canciones de una banda de música que recorriese las calles una hora antes del Encierro. El Ayuntamiento recogió la propuesta y en la madrugada del 7 de julio de 1876, se interpretaron las primeras dianas sanfermineras. La banda de música en cuestión era de la Meca, como popularmente se conoce a la Casa de la Misericordia, y desfiló en solitario hasta que dos años más tarde, se le unió la banda militar del regimiento de Gerona, ampliándose el grupo en 1880 con otras bandas militares. No es hasta el siglo XX, a punto de terminar la década de los 60, que las dianas son protagonizadas por la banda municipal “La Pamplonesa”, la banda militar, chistularis y gaiteros.

El cambio de siglo trae también un cambio en el repertorio de este espectáculo matutino. De los “aires populares” que se interpretaban en el siglo XIX, en el XX las dianas pasan a ser cuatro: la “una”, la “dos”, la “tres” y la “cuatro”. Son melodías anónimas que fueron instrumentalizadas por Silvano Cervantes. La primera que sonó en las dianas fue la “dos”, que se tituló con el nombre de “Aurora”. Actualmente, las dianas siguen cumpliendo su cometido de despertar a la población e iniciar un nuevo día de fiesta. Los Sanfermines serían impensables sin la música que conforma la banda sonora de las fiestas. Algunas de estas composiciones que se han hecho conocidas más allá de esta tierra. Es el caso de las dianas, como la del popular estribillo “Quinto levanta, tira de la manta…”. Son ritmos alegres que tienen un origen militar. La Pamplonesa suele comenzar a ritmo de dianas: la uno, la dos, la tres y una cuarta, también llamada La Gacela. Rodeada de gente que participa en el espectáculo cantando las melodías.

Artículos Relacionados