Ambiente festivo donde los haya, no podéis perderos la salida de las Peñas desde la plaza de toros. Cuando la corrida se da por finalizada, las Peñas se hacen con el ruedo y dentro del caos, se organizan perfectamente para salir de la plaza portando sus pancartas seguidas cada una por sus charangas. Resulta inevitable unirse al son de su música y dejar al cuerpo que se mueva siguiendo sus ritmos.

Se ha convertido en un espectáculo deseado y esperado en el que la gente, se amontona a la salida de la plaza para ver el desfile de las Peñas y contagiarse de la energía que desprenden. Hay quien prefiere acompañarlas en la marcha y entrar al ruedo desde el momento en el que la puerta del callejón se abre a eso de las ocho de la tarde, o quien directamente ha estado con ellas en sol desde el comienzo.

De una forma u otra, podréis acompañar a todas las peñas en su viaje alegre y festivo hasta la plaza del Castillo y de ahí, cada una tomará el camino que le lleve a su sede atravesando un camino mas o menos largo, según el lugar donde se encuentren sus locales y por supuesto, según las paradas que realicen hasta su llegada.

Hayas bebido o no, seas niño, joven o adulto, se trata de un espectáculo digno de cualquier edad y estado alcohólico. Sin duda, una tradición asombrosa donde la alegría, energía y diversión van unidas de la mano.

Artículos Relacionados