– Hacia el primer milenio a. C., existe un primer poblado de vascones bajo la ciudad actual, dando origen al nombre Iruña, en euskera “la ciudad”.

– En el año 75 a. C., el general romano Cneo Pompeyo funda la ciudad según el modelo urbanístico romano y le da su nombre, Pompeyo (Pamplona).

– Siglo II. Nace en Pamplona el hijo del senador romano Firmo, el venerado San Fermín.

– Siglos IV al IX. Pamplona cae en manos de visigodos, musulmanes y francos. Carlomagno destruye Pamplona en el 778, antes de ser derrotado en Roncesvalles.

– Siglo IX. Con el reinado de Iñigo Arista se crea el Reino de Pamplona.

– Edad Media. Pamplona está dividida en tres núcleos (llamados burgos) enfrentados entre sí. En el de Navarrería viven los pobladores autóctonos, los vascones. El de San Cernin está poblado por francos, en su mayoría burgueses y comerciantes. En el de San Nicolás se concentra una población heterogénea de procedencia y nivel social.

– 1423. El rey Carlos III el Noble promulga el Privilegio de la Unión, que une los tres burgos en una sola entidad.

– 1512. El Reino de Navarra es conquistado por Castilla y Pamplona se convierte en un puesto avanzado de la corona española frente a Francia.

– 1750. Tiempo neoclásico. Se producen una serie de reformas que modernizan Pamplona: nueva Casa Consistorial, alcantarillado, conducción de agua corriente. Una expansión que se ve frenada por la invasión napoleónica en 1808.

– Siglo XIX. Las guerras y epidemias no impiden que Pamplona crezca. A partir de 1888 la ciudad se expande fuera de sus murallas.

– Siglo XX. Pamplona se desarrolla urbanística, tecnológica, económica, social y culturalmente.

– Siglo XXI. Pamplona es hoy una ciudad equilibrada y dinámica, con un futuro abierto a Europa y al mundo.

Artículos Relacionados