En Navarra, todo acontecimiento social que se precie incluye un momento gastronómico como parte indispensable de la celebración. La gastronomía es parte sustancial en la celebración de los Sanfermines. Las peñas, la cuadrillas, las sociedades gastronómicas o simplemente amigos y visitantes, se reúnen ante la mesa para disfrutar juntos de las tradicionales recetas de la cocina navarra; platos como el estofado de toro, el ajoarriero, una buena ración de pochas, la txistorra, los pimientos rellenos, los espárragos, o las magras con tomate, cocinados con ingredientes naturales salidos de la huerta Navarra y las mejores carnes, regadas con vinos de la tierra, que de un tiempo a esta parte están gozando de reconocimiento a nivel internacional. El programa de las fiestas de Pamplona recoge multitud de actos y tradiciones que serían impensables sin los ritos culinarios que los acompañan.

El día de fiesta comienza degustando una taza caliente del “caldico” hecho con ternera y gallina, que se reparte delante del Ayuntamiento a las 6 de la mañana poco antes de las dianas con el fin de templar el cuerpo. Tras el Encierro, corredores y espectadores se recuperan del esfuerzo y del madrugón con una taza bien caliente de chocolate acompañado de churros. A mitad de mañana, después de contemplar las danzas de los gigantes o participar en la procesión del Santo, es un buen momento para almorzar y detenerse en los bares y tomar unos pintxos de magras con tomate o los huevos fritos con chistorra y pimientos del piquillo rellenos de bacalao. También son muy habituales las cazuelicas de magras con tomate, ajoarriero o unos menuditos, son algunas de las que, a modo de tentempié, se da buena cuenta en la calle. Las meriendas en la plaza de toros, protagonizadas por las peñas en el tendido de sol, son una buena muestra de la cocina casera de los de aquí. Para la hora de la comida la variedad local es enorme. Platos tan contundentes como las pochas, o más ligeros, como los espárragos o una variada menestra de verduras, seguidos de menudicos de cordero, bonito con fritada, unas truchas con jamón, las magras con tomate, el estofado de toro, el cordero al chilindrón, los chuletones rotundos, la merluza a la koskera, los jarretes de cordero. De postre, quesos, cuajadas, canutillos, queso del Roncal, natillas, leche frita o un bizcocho llamado goshua hecho con crema pastelera. Para terminar con un buen pacharán con propiedades digestivas. De igual manera las buenas cenas, antes o después de los fuegos, o los ricos bocadillos durante el espectáculo. En definitiva, nueve días de jolgorio y diversión en los que las propuestas gastronómicas no se quedan atrás.

Recomendación

A la hora de buscar un sitio para comer o cenar mejor tomárselo con calma. Hay que tener en cuenta la gran aglomeración de gente en estos días. Para poder atender a toda la demanda que existe en fiestas, algunos establecimientos amplían sus horarios de comidas  y el de las cenas. Encontraremos menos gente entre semana. También hay que contar con el aumento que sufren los precios en estas fechas, aprovechando el “tirón” de los Sanfermines.

Artículos Relacionados