A lo largo de toda su historia, el Encierro se ha cobrado 15 vidas humanas, todas ellas entre el siglo XX y principios del XXI. La masificación y la desinformación son señaladas por los expertos como las principales causas de mortalidad dentro de la carrera. Sin embargo, los datos al respecto son claros: a pesar de la enorme y creciente participación de extranjeros en la carrera, 11 de los 15 fallecidos eran navarros y conocedores del Encierro. Un corredor extremeño (afincado en Huarte Araquil), el americano Matthew Peter Tassio, el mexicano nacionalizado español y vecino de San Sebastián, así como la última víctima, un madrileño de 27 años conocedor de los Encierros, completan la lista negra. Manejar los fundamentos teóricos de la carrera, asignatura que debiera ser de obligado cumplimiento para todos aquellos que quieran participar en este emblemático evento, minimiza riesgos, pero como demuestran esas cifras, en ningún caso eximen al corredor del peligro y mucho menos si se ve rodeado de personas que nada saben de la carrera.

fallecidos_1

Si bien la cifra de víctimas se ha fijado en 15, recientemente y gracias a las investigaciones que en 2002 realizó Unai Alduán Colmenares, se ha descubierto un posible 16º fallecido. Aunque no figura en las estadísticas oficiales y por lo tanto, no lo hacemos constar en el cómputo global, sí debemos reseñar que el 18 de enero de 1911, y según recogió en su día el diario Pensamiento Navarro: “A los 21 años de edad ha fallecido en esta ciudad, a consecuencia de las lesiones sufridas en uno de los encierros de toros que se lidiaron en las últimas fiestas de San Fermín, Francisco García Gurrea. Descanse en paz”.

Según parece, Gurrea, vecino de Falces, fue pisoteado y sufrió varias heridas en un montón que se produjo en la entrada a la antigua plaza de toros (ubicación actual del teatro Gayarre). La tuberculosis acabó con su vida el citado 18 de enero, pero no se puede demostrar que contrajera la enfermedad como consecuencia de esas heridas, por lo que no figurará en el listado de fallecidos. Sea como fuere, desde estas líneas queremos brindar nuestro pequeño y sentido homenaje a todas las víctimas, desde el propio Gurrea a Daniel Jimeno, así como a familiares y amigos.

Esteban Domeño Laborra (13 de julio de 1924)

Sangüesino de 22 años, murió por las heridas que le produjo un astado del Conde de Santa Coloma pocos metros antes de la entrada al callejón, donde recibió una cornada en la zona lumbar derecha que le afectó gravemente al pulmón.

Santiago Martínez Zufía (8 de julio de 1927)

Tres años después de que se produjera el primer fallecido, Santiago Martínez, pamplonés de 34 años, resultó corneado en el vientre junto a uno de los burladeros de la plaza por un toro de la ganadería de Celso Cruz del Castillo.

fallecidos_2

 

 

 

 

 

Gonzalo Bustindui Gutiérrez (10 de julio de 1935)

Nacido en la localidad mexicana de San Luis del Potosí, este corredor de 29 años, nacionalizado español y domiciliado en San Sebastián, se topó con un toro de Carmen de Federico en la arena de plaza. El animal clavó una de sus astas en la axila del mozo, que murió tres días después.

Casimiro Heredia Ruiz (10 de julio de 1947)

Joven carnicero de 37 años, fue la primera víctima de una jornada especialmente trágica, en la que hubo dos víctimas mortales. Heredia resultó empitonado en la calle Estafeta por un astado de nombre “Semillero”, de la ganadería de Antonio Urquijo de Federico. La embestida le desgarró el hígado y un pulmón, por lo que falleció en el acto.

Julián Zabalza Martínez (10 de julio de 1947)

Segundo corredor fallecido durante la jornada del 10 de julio de 1947. De 23 años y nacido en Aoiz, Zabalza recibió tres cornadas en el ruedo justo antes de que pudiera ponerse a salvo en el burladero. “Semillero”, de la ganadería de Antonio Urquijo de Federico, se cobró de esta manera su segunda víctima mortal.

Vicente Urrizola Istúriz (9 de julio de 1961)

Una cornada en la zona posterior del cuello sesgó la vida de este corredor navarro de 32 años. La tragedia, obra de un toro de Álvaro Domecq, se produjo entre el final de la cuesta de Santo Domingo y el umbral de la plaza del Ayuntamiento.

Hilario Pardo Simón (12 de julio de 1969)

Los astados de Salvador Guardiola se erigieron en protagonistas de un peligroso Encierro en el que perdió la vida este murchantino de 45 años. Pardo recibió una cornada en la cuesta de Santo Domingo que le desgarró la aorta.

Juan Ignacio Eraso Martiartu (12 de julio de 1974)

Vecino pamplonés del barrio de la Chantrea y de tan sólo 18 años. Eraso fue víctima de una cornada de un morlaco de los Herederos de Martín Arranz en las inmediaciones del callejón.

Gregorio Górriz Sarasa (9 de julio de 1975)

Cuando sólo había transcurrido un año desde la muerte de Juan Ignacio Eraso, los toros de Francisco Javier Osborne se cobraron la vida de este veterano corredor de 41 años y vecino de Arazuri. El astado de funesto recuerdo “Navarrico” le corneó hasta en tres ocasiones cuando intentaba escapar de un montón formado en la entrada al ruedo.

fallecidos_3

 

 

 

 

 

José Joaquín Esparza Sarasíbar (8 de julio de 1977)

La década de los 70, con tres fallecidos, ha sido la más funesta en cuanto a víctimas mortales. El 8 de julio de 1977 y con apenas 17 años, el chantreano José Joaquín Esparza perdió la vida en un montón originado justo antes de la entrada al ruedo. En un principio, se pensó que el fallecimiento se produjo por asfixia. No obstante, la autopsia determinó después que la causa de su muerte fue una hemorragia interna provocada por la rotura de la vena cava inferior, que se rompió como consecuencia de un pisotón de algún cabestro o astado de Miura.

José Antonio Sánchez Navascués (13 de julio de 1980)

De nuevo hubo que lastimar dos fallecidos en el mismo día, y de nuevo por un mismo animal. Sánchez, de 26 años y natural de Cintruénigo, fue arrastrado por las astas de “Antioquío” de la ganadería Salvador Guardiola, desde el final de la plaza del Ayuntamiento hasta Mercaderes.

Vicente Risco Sierra (13 de julio de 1980)

Segunda víctima mortal del 13 de julio de 1980 con el Guardiola “Antioquío” como protagonista. Natural de Orellana la Vieja (Badajoz) aunque residente en Navarra (Huarte Araquil), este corredor de 29 años recibió una terrorífica cogida en el vientre cuando se encontraba en el ruedo. Falleció en la misma plaza.

fallecidos_4

 

 

 

 

 

Matthew Peter Tassio (13 de julio de 1995)

“Castellano”, de la ganadería Torrestrella, acabó con la vida de este joven estadounidense de 22 años en la plaza del Ayuntamiento. El afán por ponerse a salvo tras sufrir una caída (obviando una de las normas más básicas de la carrera) hizo que Tassio se levantara ante las astas de “Castellano”, que lo arrastró varios metros colgado del pitón.

Fermín Etxeberria Irañeta (8 de julio de 2003)

Este veterano corredor de 63 años y natural de Pamplona, sufrió un fuerte golpe en la cabeza tras un fuerte encontronazo con “Castillero”, astado de Cebada Gago, en la calle Mercaderes. Falleció dos meses y medio después, el 24 de septiembre, por la gravedad de sus heridas.

Daniel Jimeno Romero (10 de julio de 2009)

La última víctima mortal de los Sanfermines corresponde a este joven corredor de 27 años natural de Alcalá de Henares (Madrid) y habitual en los Encierros de Pamplona. “Capuchino”, un toro colorado de la ganadería Jandilla que se había quedado suelto, se encontró con este mozo junto al vallado y le propinó una cornada de trayectoria descendente, “a nivel supraclavicular izquierda, afectando a pulmón izquierdo, aorta y cava”, mortal de necesidad. A pesar de la inmediata atención y los esfuerzos de los servicios médicos, las heridas eran “incompatibles con la vida”. Nada se pudo hacer para salvar la vida de este joven, fallecido en el tramo de Telefónica.

fallecidos_6

Artículos Relacionados