Los Encierros de Pamplona han posibilitado la creación de una figura taurina exclusiva de esta ciudad o, en su defecto, de Navarra. Es la del doblador, el más desconocido de los toreros, cuya tarea se limita al ruedo de la plaza de toros.

Su misión consiste en utilizar el capote a una mano para recoger en la plaza a los toros rezagados, conducirlos con prontitud hacia los corrales y evitar así posibles cogidas, más probables por el constante incremento de corredores.

A diferencia del pastor, el doblador se sitúa siempre delante de los toros, lo que muestra lo arriesgado de su labor. De su trabajo depende que los toros no campen a sus anchas y siembren el terror en un ruedo siempre abarrotado.

 

Más información
Desde que se inauguró la plaza actual, en 1922, la nómina de dobladores, de estos verdaderos toreros hasta la actualidad ha sido la siguiente:
Matías Aznar “Armillita”, Gregorio Yanguas “Zapata”, Cecilio Barral, Ángel Gracia “El Chele”, el inolvidable Pedro Chaverri “Chico de Olite”, Tomás Salcedo “Cubano”, Julián Marín, M. Domínguez “Dominguín”, Eugenio García “Chico del Matadero”, José Moneo Alaiza, Antonio Fernández “Almensilla”, José Lahuerta, Jesús Gracia, Pepe Rioja, Isidro Marín, Antonio Robles “Sevilla”, Manolo Rubio, José Luis Gran “Romito”, Ciriaco Díez, Lalo Moreno, Fernando Moreno Purroy, hijo del ganadero César, y Sergio Sánchez.
 Tras la retirada de Lalo Moreno, ocupó su lugar José Manuel Rodríguez “Manu”, novillero de Lodosa (Navarra) y subalterno durante muchos años de Pablo Hermoso de Mendoza.

Otro subalterno navarro, Manuel de los Reyes, ha sido la última incorporación al equipo de dobladores, tras la jubilación de Fernando Moreno Purroy.

Algunos autores incluyen también los nombres de los banderilleros “Blanquet” y “Zacato”, de Juan de la Palma, José Ferrer Sánchez, Francisco Beorlegui “Romerito” y Javier Sarasa.

El equipo actual de dobladores está formado por Manolo Rubio, Sergio Sánchez, José Manuel Rodríguez y Manolo de los Reyes.

Artículos Relacionados