El cántico de los mozos al Santo es un ritual de obligado cumplimiento que se repite desde 1962. En el primer tramo del recorrido (cuesta de Santo Domingo), frente a la hornacina del Santo que se encuentra en una pequeña cavidad excavada en la piedra y adornada con un panel que muestra los pañuelos de las peñas pamplonesas, los mozos se encomiendan a San Fermín pidiendo su protección durante la carrera.

 

 

Los corredores, puntuales, le dedican el cántico tres veces a San Fermín, a las 7:55, 7:57 y 7:59 horas, este último justo un minuto antes de que comience el Encierro. La letra del cántico dice así:

A San Fermín pedimos,

por ser nuestro patrón,

nos guíe en el Encierro,

dándonos su bendición.

 

Después de una iniciativa popular, y desde el 7 de julio de 2009, el cántico se entona también en euskera. Su letra es la siguiente:

Entzun arren San Fermin,

zu zaitugu patroi,

zuzendu gure oinak

entzierro hontan otoi.

 

Los mozos, periódico en mano, finalizan cada uno de los tres cánticos con un sentido:

¡Viva San Fermín! ¡Viva! ¡Gora San Fermín! ¡Gora!

 

 

¿Quieres saber más?
 El cántico a San Fermín forma parte del himno de la peña La Única, cuya letra fue compuesta por Joaquín Zabalza, miembro del grupo Los Iruña`ko, con la música del maestro Turrillas.

El navarro Manuel Turrillas (1905-1997), conocido como Maestro Turrillas, ha pasado a la historia por ser el autor de la banda sonora de las fiestas de San Fermín. 

 

Artículos Relacionados