Alrededor de 160 agentes de la policía velan cada día por la seguridad del Encierro. De ellos, 120 pertenecen a la Policía Municipal. Desde las cuatro de la mañana, retiran a muchas personas del recorrido del Encierro para facilitar el trabajo de los servicios de limpieza y de los carpinteros a la hora de colocar el vallado.

Además, retiran también a espectadores que están colocados en el primer vallado reservado a servicios sanitarios, policía y medios de comunicación acreditados.

Asimismo, hasta el último momento antes de comenzar el Encierro, sacan del trazado a quienes no reúnen las condiciones para correr por su embriaguez, por portar mochilas o cámaras de vídeo, o por no ser mayores de edad.

Por último, forman cuatro barreras en diferentes tramos del recorrido para intentar mantener cierto control sobre la cantidad de corredores y evitar problemas de masificación.

SanitariosLimpieza

Artículos Relacionados